Volver a: Home 
SudamericaVenezuela




Caracas, cosmopolita

La industria del cacao y del azúcar, más el descubrimiento de petróleo en los años 60 y 70, han hecho de la capital de Venezuela una ciudad de cristal, concreto y autopistas. Pero aún guarda testimonios de la época colonial.
Parte importante de la historia americana la conserva Venezuela. Vale la pena, entonces, conocer lugares como la Casa Natal del Libertador, con objetos, cartas y documentos pertenecientes a Simón Bolívar. Adyacente a la casa, el Museo Bolivariano muestra testimonios de la lucha independentista.

La Plaza Bolívar es un refrescante lugar para observar a la muchedumbre. La rodean la Catedral (con pinturas de Rubens, Murillo y Michelena, y su altar enchapado en oro mexicano), la iglesia San Francisco y el edificio Capitolio, donde sesiona el congreso. En la calle de Las Monjas comienza el ´mercado del oro´, una sucesión de pequeñas tiendas donde se pueden encontrar algunas gangas.
Caracas tiene un fuerte movimiento cultural. El área de Bellas Artes reúne varios museos, con el teatro Teresa Carreño como centro. Otro lugar importante es el Museo de Arte Contemporáneo Sofía Imber (MACCSI), que alberga pinturas venezolanas y europeas, esculturas modernas y algunos dibujos de Picasso.

Las noches calurosas de Caracas invitan a salir. En el área de Las Mercedes se reúne la juventud. Los Palos Grandes y La Castellana son también excelentes en cuanto a bares y restaurantes.

Los caraqueños son fanáticos de su grandioso Parque del Este, tranquilo en días de semana pero bullente los domingos. Bajo sus árboles se puede pasear y hacer picnics, y estando allí es interesante visitar su serpentario con reptiles venezolanos. También hay un planetario y una réplica de la carabela Santa María.

Cerca de la Universidad Central, el Jardín Botánico, antigua hacienda azucarera, en sus sesenta hectáreas tiene más de dos mil especies vegetales nativas. Desde marzo a junio es la época de floración, con el parque en todo su esplendor. Dividido en secciones, hay palmas, suculentas y orquídeas. Porque entre sus muchos encantos, el clima tropical de Caracas tiene su premio en la vegetación.
Recomendaciones de Visitas y Paseos
Dése un tiempo y viaje a el Hatillo, villa colonial restaurada, es perfecto para saborear platos venezolanos y comprar arte y artesanías (Hanssi es un buen dato). Queda a media hora de Caracas.

Para compras, Sambil, el más grande centro comercial de Sudamérica. De arquitectura ultra moderna, tiene cientos de tiendas y boutiques, cines, restaurantes y hasta un acuario. El Centro Artesanal Los Goajiros, en el distrito de Sabana Grande, es de gran color local, especialmente en su pasaje indio, donde los mismos artesanos venden sus mercancías.

Un entretenido paseo por el día es a Colonial Tovar, en Aragua, a 50 kilómetros de Caracas. Hasta 1960 esta villa alemana estuvo aislada del resto del país y hoy sus dos mil residentes mantienen sus tradiciones germanas en la iglesia y otras construcciones de madera, y en la comida típica. Colonial Tovar es también punto de partida para caminatas, una de las cuales, de 16 kilómetros, lleva a los petroglifos de Potrero Perdido.
Recomendaciones de Comidas y Restaurantes
Pruebe el bocadillo típicamente venezolano, las arepas, tortillas de maíz con los más diversos rellenos. Hay areperas por toda la ciudad.
Vea También
 
Cocha.com      Todos los Derechos Reservados