Volver a: Home 
EuropaInglaterra




Londres: con sello real.

El pasado se respira glorioso en Londres, y se ofrece como plataforma al presente y futuro.
La capital del Reino Unido está en constante modernización. A sus incontables hitos arquitectónicos -como el Big Ben, Buckingham Palace, el Puente y la Torre de Londres- incorporó el Millenium Dome, la gran cúpula del Milenio, cuya futurista envoltura no desentona con los edificios de toda época que lo rodean, a orillas del Támesis en Greenwich. Es el lujo que puede darse una ciudad y una cultura que han marcado pauta desde sus orígenes.

Es casi imposible conocer íntegramente la cuna del mundo anglosajón y emblema monárquico de estos tiempos. Por eso, cualquier visita debe comenzar por los grandiosos barrios reales, Westminster y Whitehall, donde están Trafalgar Square, Buckingham Palace, el Parlamento y la Abadía de Westminster, la más antigua de las iglesias londinenses. Es un continuo de palacios, monumentos, museos y parques que obligan a la caminata, admirando el espléndido trazado urbano medieval. En la City, hoy centro financiero y de grandes torres, también está el suntuoso y victoriano Kengsinton -donde vivió la princesa Diana- cuyas calles comerciales se alargan hacia Chelsea, por la transitada King´s Street.

Pero la cita exige ir más allá: hacia el norte, el barrio residencial y universitario, por Oxford Street. Y desde ahí a Notting Hill, con su aromáticos y coloridos mercadillos entre etnias identificables, sólo por mencionar alguno de sus muchos mundos.

Las elegantes tiendas del centro son tan obligatorias como los museos, muchas de ellas de data medieval y conservadas con el orgullo propio de los ingleses, especialmente en las calles de Saint James y Mayfair.

El Londres más británico es el barrio de St. James, elegante y selecto, que se prolonga al norte por Mayfair, zona con hoteles de lujo inimaginable y tiendas exclusivas. La zona más movida es West End, con sus cines, pubs, teatros y restaurantes en torno a la bohemia de Soho, Piccadilly y Covent Garden, con la explanada de la Iglesia de St. Paul como escenario abierto para toda suerte de espectáculos.

El sur representa la urbe moderna, marcada por la vanguardia de sus construcciones y proyectos urbanísticos, cerca de los antiguos muelles del puerto de Londres, en Dockland, hoy maravillosa y activamente rescatados.
Recomendaciones de Visitas y Paseos
Concentre sus compras: en las calles de St. James y Mayfair (Regent Street, Old Bond Street, New Bond y Piccadilly) está el comercio más exclusivo. Las tiendas por departamento y boutiques están en Knightsbridge (ahí está Harrod´s) y King´s Road, también elegantes. En Oxford Street hay de todo a mejores precios. Las tiendas de los museos son surtidas y con objetos de calidad.; Librerías, en Charing Road; antigüedades, en Fulham Road; joyas en los alrededores de Hatton Garden; y buen diseño en el Soho.

Abra los sentidos en los mercados: Petticoat Lane, donde los domingos se instalan más de mil puestos; Portobello Road y Notting Hill Gate, es más turístico; Covent Garden, hoy magnífica galería comercial rodeada de mercados.

Pasee (o cabalgue) por Hyde Park, enorme y de indescriptible belleza en otoño, y St. James Park, el más antiguo de los parques de la urbe, ambos bucólicos y formales. Para tomar sol, Green Park.
Recomendaciones de Comidas y Restaurantes
Deténgase por una cerveza en sus muchos pubs, lugar de reunión por excelencia y emblema londinense; dedíquese un five o´clock tea con scones y tartas, otra institución, en un hotel lujoso si el bolsillo lo permite.
Vea También
 
Cocha.com      Todos los Derechos Reservados